Facebook

'SIETE', DE PEDRO CANO

 (17.05.2019-28.07.2019)  

La muestra está compuesta por siete trípticos en blanco y negro (21 obras de 120 x 180 cm.), además de dibujos y material del estudio del artista.

Este nuevo proyecto del creador blanqueño tiene su origen en agosto de 1991, cuando diez mil refugiados albaneses, desesperados, llegaron al puerto italiano de Bari a bordo del buque Vlora. Pedro Cano, sobrecogido por las condiciones en las que llegaron, pintó entonces unas escenas en unos papeles que ahora, casi treinta años después, se han convertido en las obras de ‘Siete’.

 

Las obras

‘Espera’, ‘Juego’, ‘Interior’, ‘Salto’, ‘Carga’, ‘Bicicletas’ y ‘Trabajo’ son los trípticos expuestos en Verónicas. El recorrido, según lo explica en el catálogo de la muestra Pio Baldi, director de la Accademia Pontificia dei Virtuosi al Pantheon, comienza con ‘Interior’, una arcana residencia hecha de paredes oscuras y trasparencias veladas por cristales en los que se mueve una figura femenina carnal y concreta, aunque al mismo tiempo abstracta y misteriosa, porque no se ve la expresión de la cara ni se puede saber el motivo de su presencia ni sus intenciones.

El misterio envuelve de hecho muchas de las obras de ‘Siete’, cuyos protagonistas quedan a menudo suspendidos en una atmósfera enigmática, casi gobernados por un destino ineluctable. Así ocurre en ‘Espera’, donde el drama latente que envuelve a todas las figuras queda diluido por el modo abandonado de los personajes, predestinados hacia un final incierto.

También en ‘Salto’, cuyo nombre hace referencia a la superación del obstáculo, el artista da a entender que la verdad es múltiple: existe el drama, pero existe al mismo tiempo el resultado positivo tras la superación de la dificultad.

‘Carga’, por su parte, narra la generosidad de la acogida, de la protección, de la integración. El altruismo contra el dolor, la resolución contra el abandono. Por último, en ‘Trabajo’, ‘Juego’ y ‘Bicicletas’, los temas de la vida son explorados con la atención del artista, quien concentra la vitalidad y energía latente en sus representaciones.

 

CON EL PATROCINIO DE LA FUNDACIÓN TRINITARIO CASANOVA