Facebook
COVID

''LA HUELLA ES EL MOLDE DE LA AUSENCIA'', DE TOMY CEBALLOS

(08.02.2022-29.05.2022)

*El jueves 19 de mayo la sala permanecerá cerrada para realizar trabajos de mantenimiento

 

La Sala Verónicas presenta la retrospectiva de Tomy Ceballos, figura esencial de los nuevos comportamientos fotográficos en España. Es reconocido como gran renovador del fotograma –no mediando cámara alguna en la producción de la fotografía–, gracias al uso poético y onírico que hace del mismo, ofreciendo desde finales de los ochenta una amplia gama de propuestas formales, que van evolucionando en diálogo con otras técnicas y siguiendo aspiraciones como la búsqueda de volumen de la escena fotografiada. Por ello, su obra manifiesta una constante inquietud, que se traduce en la incesante investigación acerca de las posibilidades artísticas de la fotografía.

Su retrospectiva no se plantea cronológicamente, sino como el intento de captar la esencia de la imagen fotográfica, entendida como la “presencia de una ausencia”, tal y como describe Plinio el Viejo el término “imagen”. De hecho, la ambigua formulación del título de la exposición intenta identificarse con esta definición, planteando un escenario de reflexión donde aparecen simultáneamente presencia y ausencia, rastro pasado y potencia futura, sin querer fijar una única aproximación a la obra.

La exposición cuenta con varias de las piezas que otorgaron a Ceballos reconocimiento internacional, destacando sus fotogramas corporales como una apología de la intimidad y de esa distancia cero entre objeto y huella. En efecto, la visión de estas obras provoca una fascinación que aumenta si se observa su proceso de creación. Para tal fin, se cuenta con dos piezas audiovisuales: Humano, la acción fotográfica realizada en el Centro Párraga en 2006 y en la que el público asistió en directo al revelado completo, acompañado por la música de Schwarz; y una segunda rodada en el Parque de Calblanque específicamente para la exposición de la Sala Verónicas, con el objetivo de presentar una técnica inventada por Ceballos: los “olagramas”.

Asimismo, no solo se acude a fotogramas como medio de expresión, sino que aparecen en escena otros elementos que tienen que ver con su historia y su presente: por un lado, la alquimia del laboratorio fotográfico, representada en su luz roja; y por otro, una capa digital, visitable online, que sirve para albergar otras series de Ceballos. Entre ellas, Rumor binario (1999-2006), donde hace un uso simbólico de monitores de ordenador encendidos, frotándolos sobre papel fotográfico, justo en el período en el que la fotografía química languidecía, para indicar el paso a un nuevo paisaje creativo. La Sala Verónicas virtual permite que convivan los fotogramas con otros medios como rayos X y escaneados. Así, alberga en un ámbito diferente una segunda retrospectiva con series no incluidas en la exposición presencial.

Este dispositivo no solo ofrece un medio nuevo para llegar a un público que no puede acercarse a Murcia, también es un contexto pertinente para las preocupaciones y usos de Ceballos en los últimos años, como se puede apreciar en series como Océanos Pacíficos (2017-2020)donde replantea la desaparición de la referencialidad y cuestiona el principio de realidad que tradicionalmente se ha reconocido a la fotografía.

La exposición tiene un catálogo que cuenta con textos de expertos que han analizado la evolución de los nuevos comportamientos fotográficos en España: Enric Mira, Manuel Santos y Pedro Medina. Además, este trabajo crítico se completa con la celebración del encuentro Espectros de la imagen fotográfica, en colaboración con la Facultad de Filosofía de la Universidad de Murcia y el CENDEAC, para debatir sobre el uso artístico y experimental de la imagen fotográfica.

La huella es el molde de la ausencia se presenta así como un proyecto que propone varios niveles de experiencia para pensar el mundo de la imagen y para acercarse a la trayectoria artística de Tomy Ceballos, una obra que permanece en el corazón de la fotografía, manteniéndose indefinidamente en su límite. Por ello, es un escenario privilegiado desde el que descubrir a las nuevas generaciones, marcadas por la inmediatez y la sobreabundancia, otras formas de entender lo fotográfico, aportando una plasticidad que alberga sugerencias insospechadas y una capacidad de reflexión necesaria, capaz de iluminar nuevos mundos y derivas hacia horizontes insólitos.

 

Artista: Tomy Ceballos. www.atomyc.com

Comisario: Pedro Medina. pedromedina.net

Instalación lumínica: Francisco Cascales. fcld.es

Producción audiovisual: Pablo Nieto y Miguel Peñalver

Diseño gráfico y online: Artsolut. www.artsolut.es

 

Colabora: Ministerio de Ciencia e Innovación, Facultad de Filosofía de la Universidad de Murcia (Proyecto de investigación “Aspectos normativos de la apreciación estética” PID2019-106351GB-100), CENDEAC y SAKMA

 

 

 


Fichero asociado:

Ver PDFSALA VERONICAS