Facebook

ONE CAR SHOW, DE ANTONIO BALLESTER

(21.11.2002-29.12.2002)

La Sala de Verónicas ofrece  una exposición que reúne una serie de dibujos, infografías y maquetas que reflejan el proceso de creación artística en el que Antonio Ballester se ha visto inmerso durante los últimos años: One Car Show. 

El protagonista indiscutible es la maqueta del coche de carreras a escala real que da el título a la muestra. En torno a ésta se configura el resto de las piezas que,  por una parte, permiten comprender el proceso que le ha llevado a la construcción de la maqueta  y, por otra, poseen un valor plástico y expresivo por sí mismas. Objetos dotados tanto de una vertiente utilitaria como estética que acercan al espectador a un diálogo de géneros artísticos conformando un todo unitario.

Antonio Ballester Les Ventes (París, 1952) es uno de los artistas más  personales e interesantes de la Región de Murcia. Su trabajo es una constante innovación y búsqueda de nuevos lenguajes plasmado en una extensa y variada producción que abarca todas las manifestaciones plásticas.

 Artista difícil de adscribir a una tendencia estilística concreta dentro del arte actual en Murcia, la trayectoria de Antonio Ballester lleva camino de convertirse en una de las más consistentes entre los artistas de su generación.

El mundo de la creación artística le ha acompañado desde su infancia. Su padre, el también artista Mariano Ballester, fue una figura clave en la conformación de su personalidad. Asimismo, París forma parte indisoluble de sus señas de identidad siendo una ciudad a la que vuelve reiteradamente en busca de inspiración creativa. Será allí, en su estancia en la École Supérieure D´Arts Graphiques en 1970, con profesores de la talla de Daniel Abadie y  Jean-Pierre Sudre, cuando configure un particular universo marcado por una impronta multidisciplinar que le ha acompañado hasta hoy.

La exposición One Car Show, que tiene como protagonista indiscutible a la máquina y, en concreto, al automóvil, es producto de las investigaciones analíticas en las que ha estado inmerso estos últimos años, investigaciones en las que el diseño juega un papel fundamental. La exposición se completa con una colección de dibujos en acuarela, carboncillo o tinta, siempre con el papel como soporte, que le posibilita una mayor libertad en el trazo. 

El coche, la maquinaria, piezas, estructuras y motores son elementos que le vienen apasionando desde niño y nos muestran que el diseño no está reñido con el arte tradicional, que puede ser algo igualmente útil y bello. Resulta inevitable la referencia a la tendencia constructivista de la Bauhaus de los años 20: las proyecciones y los métodos de construcción determinan la forma racional de todo lo que se utiliza cotidianamente y que condiciona nuestra vida. Antonio Ballester se configura, pues, como artista y diseñador al mismo tiempo. Por otra parte hay que señalar que en su exaltación de la ciencia, de la técnica y sus investigaciones sobre la maquinaria subyace cierto componente futurista. Esa síntesis de elementos futuristas y constructivistas está impregnada de un fuerte carácter expresivo, al presentar una serie de piezas a las que dota de identidad propia, reforzadas por sus títulos, no exentos de cierta ironía. Así, creación artística y diseño, elementos clave de la modernidad, plasman una idea que nos remite a nuestra realidad más inmediata.

Sus investigaciones sobre el diseño le permiten llevar a cabo cualquier combinación constructiva. La proyección se identifica con la construcción y, en teoría, con el desmontaje y uso de materiales. Las máquinas y el diseño, en conjunto, nos aportan nuevos valores y posibilidades estéticas en cualquiera de los soportes utilizados, ya que el artista reivindica la validez de cualquiera de ellos. En el fondo, subyace el deseo de un no encasillamiento a un estilo concreto. Su obra se puede resumir en la constante búsqueda de una representación cercana al signo.

Organizada en colaboración con la Fundación CajaMurcia  y el Colegio Oficial de Arquitectos